sábado, 12 de octubre de 2013

UNA MOSCA

Te debo el dolor. Te debo
que el corazón en el pecho se estrelle
como una mosca buscando la luz.
Se estrelle.                                               Se estrelle.                Se estrelle
Hasta que duelan las alas
de tanto volar hacia un cielo
al que no se llega,                                     no se llega              no se llega.

Hasta que duelan los millones de ojos
de tanto empujar con la cabeza
porque si el cielo está ahí
entonces hay que ir,                                 hay que ir                   hay que ir
no importa que duela                                que duela
                                                 tanto
                                                                               que duela tanto.

Te debo el dolor a ti
que eres de cristal. Un cristal que no se rompe.                                           No se rompe.
Te debo que me duela el corazón
porque es con eso que te golpeo.